Mis amigos...

domingo, 12 de febrero de 2012

¿Quien te hace sufrir?








NO ERES TÚ, SOY YO...

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida? ¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene esa capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones.

Cada día estoy más convencido de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta.

No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.

Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos "lastimaron", siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.

No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a otras personas, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.

Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.

La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella...ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.

"Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas- la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino". 

 (Neurólogo, siquiatra, sobreviviente del holocausto y el fundador de la disciplina que conocemos hoy como Logoterapia)






28 comentarios:

  1. me sigue pareciendo un cuento de hadas este tipo de filosofia, no lo puedo evitar y mira que alguna vez lo intente; y lo peor es que creo que hay quien lo utiliza para que aceptemos lo inaceptable; pero maribe, eso no quita para que me guste leerlo.saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oteador:
      A mi el texto me pareció interesante. Lo que no se si es aplicable de manera general.
      Agradezco tu visita y tus palabras!
      Un beso
      Maribe

      Eliminar
  2. Yo siempre pienso en eso, y me alegro de leerlo así, tan lucidamente: somos nosotros la única puerta al sufrimiento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente a eso apunta el autor, a que tomemos conciencia de lo que nosotros mismos permitimos...

      Besos
      Maribe

      Eliminar
  3. Es tan difícil no sufrir, si puede que esté en las manos de cada uno, pero nos lo ponemos muuuuy difícil unos a otros.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Sory, es difícil no sufrir...yo tampoco lo logro.

      Cariños
      Maribe

      Eliminar
  4. La manera más sencilla de no sufrir es queriéndolo, todo estriba en no querer sufrir y ese es el verdadero problema.


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena tu opinión Malque! A veces, inconcientemente, nos castigamos a nosotros mismos...

      Besos

      Eliminar
  5. Pues aunque no lo creas, soy yo mismo el que me hace sufrir.



    Besos

    ResponderEliminar
  6. Buenisimo lo que nos has regalado, digno de ser leido lentamente y aceptandonos tal como somos, asi podemos crecer no????

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuánto me alegra que te haya gustado el texto.Pienso que cada lector tendrá que sacar sus propias conclusiones.
      Siempre el autoconocimiento nos hace crecer...

      Besos

      Eliminar
  7. Un texto pleno de sabiduria, querida amiga...

    Todos deberian tomar conciencia de esas cosas.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antiqva:
      Es un texto que lleva a la reflexión.
      Muchas gracias por pasar y comentar!

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo soy la única que dejo que los demás me hagan sufrir, lo sé, tengo esa certeza pero a pesar de ello, sigo sufriendo más a menudo de lo que deseara. Precioso texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me sucede lo mismo Layna! Aún no consigo desapegarme...

      Besos

      Eliminar
  9. Estoy totalemente de acuerdo: es uno.

    Pero si tomamos el 100x100% del control en que nos convertimos?

    Adoptar esta ideología se complicaría en un trabajo, ahí lamentablemente perdemos las riendas, por que las lleva el jefe.

    No todos nacemos sabios, y hay que caer en el error para aprender, no?
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Perla:
      Pienso que a veces las personas tienen miedo de tomar el control de su propia vida. Es más fácil dejarse llevar y que los demás decidan...
      Si el jefe te trata mal, podés cambiar de trabajo. El tema se pone grosso cuando quien te lastima es uno de tus afectos...
      En fin, personalmente yo no logro desapegarme como propone el texto de Frankl.
      Muchas gracias por pasar y comentar!

      Un abrazo desde acá hasta allá!
      Maribe

      Eliminar
  10. Hola M.B.:

    Se me pasó el post.

    Si cada cual dependiera de sí mismo, podría tener un control sobre su sentir, manejar los momentos de alegría y dolor.

    Nunca es así: para algo están los demás.

    Otra cosa es que te mantengas al lado de una persona que te hace infeliz, y no hagas nada al respecto.

    En fin, cada cual es responsable de su vida y es verdad, no hay que echarle la culpa a los otros.

    ¿Vos qué sentís? Hubiera sido bueno saber cual es tu pensamiento.

    Saludos.
    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola D.:
      Pienso que somos responsables de nuestra propia felicidad. Pero también sé que a veces las cosas no son tan claras. Por numerosas cuestiones una persona puede no lograr su autonomía y verse a sí misma como víctima de los demás y de las circunstancias.
      Por otra parte, los seres humanos somos gregarios. Necesitamos del otro. Si podemos observarnos a nosotros mismos, las relaciones que establecemos con los demás, no sólo nos permiten conocerlos a ellos, sino también autoconocernos. Uno de los aprendizajes más importantes es aprender a perdonar.
      Pienso que no podemos juzgar a las personas. Si alguien se mantiene al lado de otro que la hace infeliz, tendrá sus motivos, que pueden ser de los más variados, desde psicológicos (prejuicios, miedos, etc.) hasta económicos, u otros que los demás desconocemos. Cada uno a lo largo de su vida, vive sus propias experiencias que lo llevan a comportarse de tal o cual manera.
      Personalmente, a mí todavía me duele si alguien hace o dice algo para lastimarme, sobre todo si es alguno de mis afectos…
      Espero haberte respondido D.
      Este comentario casi es un post! Jaa!
      Besos
      Maribe

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Hola David!
      Estoy de acuerdo contigo.
      Muchas gracias por la visita y por dar tu opinión.
      Saludos
      Maribe

      Eliminar
  12. Sin duda a veces nos ahogamos en un vaso de agua. Hace un tiempo (creo te comenté) yo sentí que toqué fondo y por una serie de cosas, hasta recibí ayuda y desde ahí siento que todo es mucho mejor, a veces uno tiene vicios existenciales, pero uno mismo no se da cuenta y cae en fondos donde simplemente nos desvía de lo que en realidad somos.

    buena lectura, gracias por compartir,
    un abrazo María Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejso:
      Es importante poder darnos cuenta si necesitamos ayuda cuando estamos pasando un mal momento. Como vos decís, uno tiene vicios existenciales, que no podemos concientizarlos solos tan facilmente.
      Me alegro que te haya gustado el tema.
      Un beso
      Maribe

      Eliminar
  13. Sabias palabras, un placer haber llegado hasta aquí, me voy con "muy buen sabor de boca" y prometo volver, pues con tu permiso, lo añado a mis marcadores :D

    Un abrazo desde Valencia, España.
    iRe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida iRe!
      Me alegra muchísimo que te haya gustado mi espacio.
      Vuelve cuando gustes!

      Otro abrazo para ti desde Córdoba, Argentina :)
      Maribe

      Eliminar
  14. Hola Maribe, sólo pasaba a saludarte y a desearte cositas bonitas.

    un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable Alejso! Muchas gracias!:)
      Besos
      Maribe

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails