Mis amigos...

jueves, 15 de septiembre de 2011

Julia y Roberto


Las cosas entre Julia y Roberto hacía rato que andaban mal. Llevaban cerca de treinta años de casados y ya no era fácil la convivencia. Los hijos ya habían tomado su propio camino, emigrando a otro país en busca de una vida mejor. Así que quedaban sólo ellos dos viviendo en la casa que ahora les resultaba enorme. Pero eso no lo veían como algo desagradable, sino todo lo contrario. Del dormitorio en común, pasaron a adueñarse de una habitación distinta cada uno, con la excusa de que si a Julia se le ocurría leer no molestaría a su marido con la luz encendida, y a su vez, Roberto no la despertaría con sus fuertes ronquidos. Así la convivencia matrimonial apenas consistía en el intercambio de algunas frases, como aquellas que se decían alternadamente, cuando uno de ellos iba al baño y, sin saber que estaba ocupado, el otro intentaba abrir la puerta:

-Ehhh! Ocupadooo!
-Aahh!! Vas a tardar mucho? 
-No, ya salgo.
-Pero apúrate!
-Púdrete!
-Muérete! 

Así todos los días. Un domingo a la tarde, dejaron de dirigirse la palabra. Julia hacía rato que ya no cocinaba para los dos. Ella se entretenía leyendo y escuchando la radio en la cocina. De vez en cuando salía a hacer algunas compras, pero nunca le decía a su marido a dónde iba. A él no le importaba. Roberto se sentaba en el sillón que estaba frente al televisor horas y horas, haciendo zapping con la mente en blanco, tomando cerveza y comiendo la comida grasosa que le traía el chico de la moto desde el bar de cuarta categoría que había en la otra cuadra. Cada día estaba más gordo. Una tarde, apenas se sentó, el sofá ya no soportó el peso y Roberto, con el control remoto en su mano derecha, se hundió en el asiento mugroso, quedando atrapado entre el respaldo y los apoya-brazos. Su mano izquierda había quedado aplastada debajo de su cuerpo, cuando instintivamente intentó levantarse del asiento pero su propia gordura se lo impidió. Por pasar tanto tiempo sentado, sus piernas y brazos se habían debilitado, y tanta era la grasa acumulada en su cuerpo, que los únicos músculos que le respondían eran los del pulgar de la mano derecha. Pensó en llamar a Julia, pero en realidad no estaba muy seguro de haberla visto pasar en algún momento del día, o si había visto a una mujer parecida a ella saliendo por una puerta, en un milisegundo de algún programa de televisión.  
Sus intentos por escapar de la situación fueron inútiles. Comenzó a dolerle todo el cuerpo, pero luego el dolor se transformó en un cosquilleo, debido a la falta de circulación de la sangre. Por último ya no sintió nada más. Las horas pasaban lentas, pero él seguía mirando cómo se sucedían las imágenes en la pantalla, moviendo el pulgar constantemente sobre el control remoto hasta que se quedó dormido.
Pasados varios días, los vecinos llamaron a la policía por el fuerte hedor que salía de la casa. Al entrar, encontraron muerto a Roberto, con el cuerpo apretado por el sillón despatarrado, frente al televisor encendido. No fue fácil la tarea de sacar al finado por la puerta. Muchos curiosos se llegaron hasta la casa. La mujer de la casa de al lado comentó que  habia visto a Julia salir al amanecer con una pequeña maleta. A otro vecino, le llamó la atención que justo en el lugar donde antes estaba el sillón, debajo de un montón de aserrín, se asomaba un serrucho. Pero no dijo nada y disimuladamente se llevó consigo la herramienta.

Nunca se supo el paradero de Julia.






28 comentarios:

  1. que sentido del humor, te pasaste. Me gusto.


    un beso

    ResponderEliminar
  2. Amiga, magnifico relato de terror casero... Magnifico...

    El dialogo de la puerta del baño es prodigio puro.

    Un abrazo grande, Maribe

    ResponderEliminar
  3. yo en estos casos, como casi siempre, me quedo mas con la triste y degenerativa situacion de ambos que con la intriga o la ocurrente resolucion, pero el relato me parece bueno.saludos

    ResponderEliminar
  4. Es mejor separarse a tiempo y no consumir comida chatarra.
    ¡¡Las mujeres son malas!! Jajajaja.
    Un abrazo Maribe, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. jajaja, humor truculento! me encantó tu relato
    ¿Has leído "Un saco de huesos" de Stephen King? me recordó mucho
    un abrazo desde el maestrazgomagico.blogspot.com
    RAUL

    ResponderEliminar
  6. Dejaron pasar mucho tiempo, hubiera sido mejor hablar.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Hola Elizabeth:
    (Un humor bastante siniestro, jaa!)
    Es un placer tu visita!Muchas gracias!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me gustó Antiqva, esa manera de catalogarlo: terror casero!
    Me gusta que te guste.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Oteador:
    Es verdad, debe ser muy triste para una pareja llegar a esa situación, después de haber compartido toda una vida juntos...
    Te agradezco la visita y tu amable comentario.

    Un beso
    Maribe

    ResponderEliminar
  10. Hola Pherro!
    Jahjaahajahajja!¿¿Las mujeres son malas???!!!!!Jahajajajahajaja!!!

    Es verdad, hay que separarse a tiempo!
    Me haces reir! :D

    Cuídate (no comas comida chatarra Jahjaja!)
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Raúl:
    Ese libro, la verdad que no lo he leído. No es un secreto que Stephen King es el narrador más espeluznante. Me alegra que te haya gustado el cuento!
    Besos
    Maribe

    ResponderEliminar
  12. Hola Malque:
    He conocido matrimonios con muchos años de casados que realmente se odiaban! Pienso que eso ya no tiene solución.
    Opino como tú, el diálogo en una pareja es fundamental para que la relación continúe, pues de lo contrario, terminan siendo extraños el uno para el otro...
    Un abrazo
    Maribe

    ResponderEliminar
  13. Qué cosas he jeje, sabes, una vez vi a una pareja similar y fue impactante como dos personas se hacen tanto daño con palabrotas, pero se logran acostumbrarse. Sin duda tu lo has dicho "siniestramente" (según te leí en coment) pero la realidad es así como la narraste.

    Hermoso descubrir tus en otros contextos.

    Posdata
    Está quedando super tu casita y la descripción de perfil me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  14. Hola,soy la mami de una niña con autismo y me gustaria pedir tu colaboración para difundir la campaña que un grupo de padres y profesionales hemos iniciado contra los mitos del autismo.Solo tienes que escribir una entrada en tu blog copiando la mia que te mando en este enlace,gracias¡

    http://laprincesadelasalasrosas.blogspot.com/2011/09/campana-contra-los-mitos-del-autismo.htm

    ResponderEliminar
  15. Hola Alejso:
    Parece mentira que dos personas que en algun momento de su vida se juraron amor eterno, terminen siendo enemigos. El argumento de la pelicula "La guerra de los Roses" trata ese tema.
    En realidad pienso que se trata de una situacion muy triste para una pareja.

    ¡Sabes que siempre eres bienvenido y me gusta que te guste mi casita! :)

    Besos
    Maribe

    ResponderEliminar
  16. ¡Bienvenida Cristina!
    Intentè entrar en tu enlace, pero me dice "no se encuentra la pagina".

    Saludos cordiales
    Maribe

    ResponderEliminar
  17. Hola M.B.:

    Ya la imagen del baño es dantesca.
    Pensar que hay gente que vive junta, estando separada porque no tienen otra alternativa.

    Besos.
    D.

    ResponderEliminar
  18. Hola D.:
    Cada pareja es un mundo. Algunas veces hay alternativas y en otras, no...
    Pienso que lo que se tolera, no se cambia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. jajajjaa
    el dialogo del baño es lo mas!!

    me recuerda mucho a un cuento de Roald Dahl que se llama "The way up to heaven" que leí cuando iba a la facu de lenguas, así que Daniela seguro lo conoce..y lo tiene, te lo recomiendo.

    un abrazote!!
    lauri:)

    ResponderEliminar
  20. Hola Lauri:
    Me alegro que te haya hecho reir!
    Le voy a preguntar a Dani, seguro que lo tiene, porque tiene todos sus apuntes guardados.

    Besitos! :)

    ResponderEliminar
  21. A veces se odian y otras simplemente caen en la monotonía y desaparecen....un problema..un beso desde Murcia...

    ResponderEliminar
  22. ¡Bienvenido alp!
    Es una pena que eso suceda. Pienso que ninguno de los dos es feliz en esas circunstancias.

    Muchas gracias por la visita y por dejar tu comentario!
    Saludos cordiales
    Maribe

    ResponderEliminar
  23. Un humor muy especial, de la clase que más me gusta.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  24. QUE INCREIBLE HISTORIA, PERO TAN REAL.
    HAY PAREJAS QUE TERMINAN ODIANDOSE, HAY OTRAS QUE SOLO SE SOPORTAN PERO CONTINUAN JUNTOS, OTRAS QUE SON COMO AMIGOS Y OTRAS, COMO MIS PADRES, QUE SE HAN QUERIDO MUCHO.

    NO EXISTEN CODIGOS NI REGLAS ESTABLECIDAS, CADA MATRIMONIO ES UN MUNDO.

    BESOS

    ResponderEliminar
  25. Hola Humberto:
    Me alegra que te haya gustado. Humor truculento...jeje
    Muchas gracias por pasar y comentar!

    Un beso
    Maribe

    ResponderEliminar
  26. Hola Luján:
    Es así como vos decís. Cada pareja es un mundo...
    Muchas gracias amiga por estar siempre!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Si algo se acaba me gustaría que fuera sin odios y sin llegar a situaciones extremas como la que nos describes...
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Hola Sory!
    Pienso exactamente como tú, sería horrible llegar a eso.
    Menos mal que el cuento es ficción y que yo sepa no le ha sucedido a nadie!!
    Muchas gracias por pasar y comentar :)

    Besos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails